Medir y pesar las diferencias a este lado del canal (Universidad de Southampton)

Antonio Cisneros

Leído por Jeremías Gamboa

Desde la Torre de Vidrio veo las colinas blandas y oscuras
    como animales muertos.
El aire es negro, susceptible de pesarse y ser trozado, y
              usted no podrá creer que alguna vez
              sobre este corazón ha estado el sol.
Los automóviles de los estudiantes son más numerosos
   que la yerba y ellos los vigilan
desde la Torre de Matemáticas, la Torre de las Lenguas
Modernas,
la Torre del Comercio,
la Torre de Ingeniería,
la Torre de las Tazas de Té,
la Torre de Dios.
Los profesores miran también sus automóviles, con poco
   disimulo. Y si usted se descuida
terminará por creer que éste es el mundo
y que atrás de las últimas colinas sólo se agitan el Caos,
   el Mar de los Sargazos.
Aquí se hornean las rutas del comercio hacia las Indias
y esa sabiduría que pastamos sin mirar nuestros rostros.
Usted gusta de Kipling, mas no se ha enriquecido con la
Guerra del Opio.
Gusta de Eliot y Thomas, testimonios de un orden y un
   desorden ajenos.
Y es manso bajo el viejo caballo de Lord Byron.
                    Raro comercio éste.
Los Padres del enemigo son los nuestros, nuestros sus Dioses.
              Y cuál nuestra morada.

Las muchachas caminan despreocupadas y a pesar del frío
   llevan las piernas libres y ligeras:
“Oh, mi delgadita, mi brizna de yerba, ven a mí”.
                                                                                 Los muchachos
tienen la mirada de quien guardó los granos y las carnes
   saladas para un siglo de inviernos.
El Fuego del Hogar los protege de los demonios que danzan
   en el aire.
Fuera de estas murallas habitan las tribus de los bárbaros
y más allá
                    las tribus ignoradas.
Lo importante es que los ríos y canales sigan abiertos
              a la mercadería.
Mientras el trueque viaje como la sangre, habrá ramas secas
   y ordenadas para el fuego.
El Fuego del Hogar
otorga seguridad y belleza: Y las Ciencias y las Artes
podrán reproducirse como los insectos más fecundos,
   las moscas, por ejemplo.
                                                                       El Fuego del Hogar
lo lava todo y estimula al olvido conveniente.
Negro es el aire, sólido, tiene peso y lugar.
Mucho ha llovido y la tierra está lisa como un lago de
   mármol,
no ofrecerá ninguna resistencia.
                                                                   Amigo Hernando,
tal vez ahora podría decirme qué hacer con estas Torres,
   con la estatua de John Donne
-buen poeta y gustado por mí-, con Milton, con el Fuego
              del Hogar.
                                                         Pero apúrese
porque las grúas altas y amarillas construyen otros
   edificios, otros dioses
otros Padres de Occidente –que también han de ser
nuestros-.

Antonio Cisneros - Medir y pesar las diferencias a este lado del canal, del libro Canto ceremonial contra un oso hormiguero (1968)

Leído por

  • Katherine Vega – Bazan

    Tu voz es genial!!!

  • Katherine Vega – Bazan

    Me gustaría que incluyan Canto Ceremonial contra un oso hormiguero.