Antonio Cisneros

La belleza de la vida cotidiana

Miraflores trasunta a través de los versos de Antonio Cisneros. El poeta y lo que fuera el balneario por excelencia de la vida republicana, están insertos del uno al otro como si se tratase de una unidad. Nacido en el año de 1942, Cisneros pertenece a una generación lírica signada por la ruptura. Eran los tiempos de la revuelta, la insurgencia estética vino de la mano con el rocanrol y el otro mundo que por entonces era posible, el ideal de la rosa. A diferencia de sus antecesores, que se formaron bajo el macizo molde de los parnasianos y simbolistas franceses, la juventud poética de los años sesenta se forjó al fuego de artistas anglosajones como Ezra Pound y Thomas S. Eliot. Y de la herencia española llegaron a ellos los versos de Luis Cernuda, García Lorca, Antonio Machado.

Como ninguna, la poesía peruana de los 60 se apropia de la cotidianeidad para hacerla objeto de belleza, la oralidad y el tono narrativo de las composiciones la acercan a las calles aceleradas del mundo moderno, las marquesinas, las luces de neón. Y en ese contexto, el Miraflores moderno de Cisneros se expresa en libros tan irreverentes e irreductibles como Comentarios reales de 1964, que le valió el Premio Nacional de Poesía de ese año, y Canto ceremonial contra un oso hormiguero, Premio Casa de las Américas en 1968.

Cisneros, como toda empresa en su vida, fue un inconforme y en el transcurso de los años posteriores estuvo a la búsqueda de una voz personalísima que redefiniera la poesía peruana. También hurgó en la prosa y en el ensayo. Ejerció como infatigable cronista en la prensa limeña y alcanzó importantes puestos como profesor universitario, donde impartía su devoción por la poesía peruana, desde el Inca Garcilaso hasta Vallejo. Estuvo al frente de la casa cultural de la Cancillería desde donde emprendió no solo la divulgación del acervo cultural de los peruanos, sino su preservación. Aquella inmortalidad en la que él mismo habita desde su partida en aquel fatídico año de 2012.

Antonio Cisneros

Lima, 27 de diciembre de 1942 - 6 de octubre de 2012