Arturo Corcuera

El arca de Corcuera

La poesía de Arturo Corcuera es de una imaginación desbordante. Prueba de ello es su poemario Noé delirante (1963), un libro como un arca por donde transitan todo tipo de animales, desde los más conocidos (sapo, araña o gallo) hasta personajes de la cultura popular (Pato Donald, Mickey Mouse) y la literatura (Caballo de Troya, Lobo Feroz) sin dejar fuera de la nave al propio Noé. A todos estos personajes se aproxima desde la fábula, el refrán, la adivinanza y hasta el haiku japonés. Corcuera despliega una gran cantidad de técnicas para construir un mundo de fantasía cargado de un sentido del humor siempre crítico y reflexivo.

El poeta fue ampliando Noé delirante a lo largo de los años hasta obtener, en 2006, con la última sección del libro (A bordo del Arca) el premio Casa de las Américas. En esta última parte, Noé inventa historias a través de los objetos que ha encontrado a lo largo de sus 950 años de vida. Algunas ediciones del poemario (reeditado en más de 10 ocasiones) incluyen ilustraciones de importantes artistas, como la publicada en 1971 con más de 60 dibujos de Tilsa Tsuchiya.

Arturo Corcuera pertenece a la Generación del 60, uno de los movimientos literarios más fértiles y variados  que en el Perú tuvo a otros grandes exponentes como Antonio Cisneros, Javier Heraud, Luis Hernández, Marco Martos, Rodolfo Hinostroza o César Calvo. Corcuera se inscribe dentro de esta época marcada por la originalidad y brilla con luz propia gracias al conjunto de su obra y, en especial, a Noé delirante, un libro fundamental en la poesía peruana.

Arturo Corcuera

Daniel Arturo Corcuera Osores (Trujillo, septiembre de 1935)