Javier Sologuren

El artesano de las palabras

El taller gráfico se llamaba Ícaro y estaba ubicado en la vivienda del poeta, cercana al vetusto hotel Los Ángeles, en Chaclacayo. Un distrito apacible, arbolado y silencioso donde también- se dice- hay un fermento natural que lleva a muchos de sus habitantes a la locura. No fue el caso de Sologuren, o sí, si entendemos por locura una pasión minuciosa, delicada, artesanal, como lo fue elaborar plaquetas para promover la nueva poesía peruana entre los años 1959 y 1972. Esta peculiar editorial fue conocida como La rama florida. Sologuren trabajaba con moldes tipográficos e imprimía con una máquina manual. Era obsesivo en cuanto a la calidad gráfica de las plaquetas y llegó a publicar 145. Artistas jóvenes, como Antonio Cisneros, Javier Heraud o Luis Hernández, debutaron con estas pequeñas obras de arte. Cada poeta mostraba un rasgo de personalidad o de acción que lo singularizaba, definiendo, a la vez, un estilo de vida y el corazón de su obra.

Catedrático, académico erudito, traductor de varias lenguas, Sologuren se cuenta entre los creadores más destacados de la Generación del 50, en la que brilla junto a Eielson. Su afán de perfección poética se manifiesta tanto en la elaboración de las plaquetas como en la discreción con la que vivió, un rasgo derivado de un cosmopolitismo que lo llevó por largas temporadas a México, Lovaina y  Lund, ciudad sueca en la que mantuvo una cátedra universitaria. Este paseo por el mundo académico lo entrenó en el uso de varias lenguas y en el oficio de traductor que desempeñó con el mismo rigor que en la poesía y en las plaquetas. Tradujo poemas del chino, el japonés, el portugués y el sueco, y su poesía fue traducida a veinte lenguas.

La huella que ha dejado Sologuren, en un medio un tanto mezquino y olvidadizo como el peruano en relación a sus poetas, es el del empeño por construir con precisión y amor los juegos poéticos de la palabra con el arte manual de la tipografía.

Javier Sologuren

(Lima, 19 de enero de 1921 - Lima, 21 de mayo de 2004)