Amado Nervo

El “ingenuo secreto” de Amado Nervo

“Nos habíamos amado en la penumbra de un sigilo y de una intimidad tales, que casi nadie en el mundo sabía nuestro secreto. Aparentemente yo vivía solo, y muy raro debió ser el amigo cuya perspicacia adivinara, al visitarme que, allí, a dos pasos de él, latía por mí, por mí solo, el corazón más noble, más desinteresado y más afectuoso de la tierra”.

Con estas palabras Amado Nervo reveló la relación secreta que mantuvo durante 11 años con Ana Cecilia Dailliez, a quien conoció en París el 31 de agosto de 1901, en “una noche en que mi alma estaba muy sola y muy triste”.

La pareja se fue a vivir primero a México y luego a Madrid con Margarita, la pequeña hija de Ana, pero siempre entre secretismos. Vivieron su romance en la clandestinidad porque no podían ser bendecidos por la iglesia, su amor no era aprobado por la sociedad y tampoco encontraban amparo en las leyes. Él tampoco hizo grandes esfuerzos para presentarla en los circuitos culturales en los que se desenvolvía en su condición de diplomático e intelectual reconocido.

Finalmente, el amor truncado se resolvió de la peor manera: Ana Cecilia contrajo tifoidea y muere después de un par de semanas de agonía. El poeta desolado transcribió su infinito pesar en el poemario La amada inmóvil (1922), con el que le rinde tributo al que consideró “su ingenuo secreto”. Tras la muerte de Ana, Amado Nervo logra adoptar a Margarita, con quien mantiene una estrecha relación hasta el final de sus días.

Admirado por sus contemporáneos (Rubén Darío lo llamaba “el fraile de los suspiros”) y considerado una insignia de la poesía modernista, Amado Nervo vivió poco (no llegó a los 50 años), pero dejó una obra extensa, reunida en 29 volúmenes de poesía, ensayos, artículos novelas y cuentos. Si bien conoció la gloria en vida, el tiempo y la crítica no siempre han sido benignos con su obra.

Amado Nervo falleció, literalmente, como un héroe. Su cuerpo, cubierto con las banderas del continente, fue trasladado a México desde Uruguay -donde ejercía un cargo diplomático- en una fragata de guerra escoltada por naves mexicanas, cubanas, norteamericanas y argentinas. A su sepelio acudieron más de 300,000 personas y fue enterrado el 14 de noviembre en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

Amado Nervo

Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo y Ordaz (México, 27 de agosto de 1870 – Uruguay, 24 de mayo de 1919)

Poemas

Eduardo Torres-Llosa