Gabriela Mistral

Cuando Lucila conoció a Neftalí

Chile, años 20. Lucila Godoy es una maestra autodidacta de escuelas rurales que publica artículos sobre la inserción de la mujer en el trabajo, en la cultura y en la política. Ha vivido su infancia en el valle de Elqui, “ceñido de cien montañas o de más”, rodeada de flores, en una casa sin padre, pero con Dios en todas partes.

Durante el día enseña a niños y por las noches a obreros y peones. Empieza a firmar sus artículos -algunos considerados demasiado revolucionarios- con seudónimos elegidos al aire: Soledad, Alguien, Alma, X …no se decide, pero lee mucho al italiano Gabriele D´Annunzio y al francés Frédéric Mistral, de quienes finalmente robará un nombre y un apellido para componer una identidad propia: Gabriela Mistral.

Ha ganado los Juegos Florales de Santiago, Rubén Darío le ha contestado una carta elogiosa y tiene un seudónimo literario y rotundo. Es una poeta, pero sobre todo es una maestra abnegada que viaja por la geografía chilena: Coquimbos, Barrancos, Traiguén, Antofagasta, Santiago, Punta Arenas, Temuco…

En Temuco vive el adolescente Neftalí Reyes. No llega a los 16 y ya ha publicado algunos artículos. Quiere ser poeta, pero necesita un seudónimo. Nunca se supo por qué eligió Pablo y pudo ser Neruda por un escritor checo o un personaje de Sherlock Holmes. Él tampoco se esforzó en aclarar el origen. Lo realmente importante era que su padre no se enterara de sus aficiones literarias. 

“Por ese tiempo llegó a Temuco una señora alta, con vestidos muy largos y zapatos de taco bajo. Era la nueva directora del liceo de niñas, venía de nuestra ciudad austral, de las nieves de Magallanes. Se llamaba Gabriela Mistral”, escribió Neruda en Confieso que he vivido. 

La maestra sembró en el alumno el amor por los novelistas rusos como Tolstoi o Chejov.  Luego cada uno eligió un camino para escribir su propia historia.  A lo largo de la vida discreparon en muchas cosas, pero coincidieron en las definitivas: ambos hicieron una carrera fuera de Chile, los dos ganaron el premio Nobel de Literatura (ella en 1945 y él en 1971) y sus nombres – o sus seudónimos- titulan las calles, las plazas, los parques y los colegios de prácticamente todos los pueblos de Chile y de muchos en el extranjero.

Gabriela Mistral

Lucila Godoy Alcayaga (Vicuña, 7 de abril de 1889 - Nueva York, 10 de enero de 1957)

Poemas

Mónica Delta